Nudozurdo, concierto acústico

by • May 2, 2013 • ConciertosComments (0)1681

Nudozurdo, concierto acústico, Cornellà, 13 de abril

Nudozurdo no han decidido editar un disco en acústico porque carezcan de nuevas ideas y nuevos temas. O quizá sí pero, en cualquier caso, después del set semi acústico del pasado 13 de abril en la Sala Romagosa de Cornellà, te das cuenta que lo han hecho porque las canciones ganan en belleza. Y trasladadas al directo, esa belleza se multiplica, para disfrute y regocijo de los allí presentes.

Un teatro pequeño y poco público, escenario ideal para crear una atmósfera de proximidad que sirvió para acentuar la lucha entre intensidad y contención musical con la que los madrileños acabaron envolviendo la actuación. Comienza el concierto con Leo olvidando encender su amplificador para abrir con Golden Gotelé. Fría la guitarra y cálido el bajo, ambos acompañados de una suave batería, la impecable ejecución da pistas sobre por dónde van a ir los tiros. A medida que avanza el setlist empiezas a pensar que suenan mucho mejor sin enchufar y cuando llega el momento del Laser Love, lo das por hecho sin dudar. La electroacústica resucita su escala aflamencada, que en contraste con la voz susurrante de Leo, construye un conjunto magnífico y deseas que no acabe nunca la canción.

Las canciones se suceden a ritmo cadencioso. Nadie osa romper el silencio entre canción y canción, ni el público ni ellos. El peso del setlist recae en los temas de Tara Motor Hembra, pero no se olvidan de himnos personales de muchos de nosotros como Mil Espejos y Ha sido divertido. Guitarra, bajo y batería formando un combo perfecto, con leves destellos de distorsión, que adornan ligeramente unas canciones compuestas para remover las entrañas y que despojadas de casi toda su electricidad, causan más daño aún.

De esta forma llegamos al final de la velada. Cierra la noche El Hijo de Dios y, un minuto después, trato de ponerme en pie, casi con dificultad, aquejada de Síndrome de Stendhal. Los seguidores de Nudozurdo han de matar por verlos así, desnudándose bajo los focos del teatro, desmenuzando las canciones desde sus sillas. Los que aún no los conozcan, este es el momento, no se arrepentirán.

Pin It

Related Posts

Leave a Reply