Los viajes de Alí Bei

by • November 15, 2013 • Dolphin HotelComments (0)1469

Domènec Badia es una de las personalidades más fascinantes pero también desconocidas del siglo XIX. En un tiempo en el que recorrer el mundo al margen de cualquier tipo de expedición oficial no pasaba de ser una excentricidad, este viajero conocido como Alí Bei visitó lugares de los que apenas se tenían noticias en occidente. Así, los relatos, láminas y dibujos que hizo de sus viajes por países como Marruecos, Grecia, Egipto, Palestina, Siria y Turquía, hacen que este aventurero catalán esté considerado como el introductor del orientalismo pictórico que tanto contribuyó a los movimientos de vanguardias.

Badia nació en 1767 en Barcelona y murió en Damasco en 1818 haciendo lo que había dado sentido a toda su existencia: viajando. Falleció de una de las muchas enfermedades que le aquejaron como consecuencia de los viajes que emprendía. No obstante, Badia fue el primer europeo en visitar la Meca a principios del siglo XIX. Para conseguir objetivos tan inalcanzables como este, Badia tuvo que recurrir en muchas ocasiones a falsas identidades, estrategia que le hizo popular entre la diplomacia europea, donde se granjeó muchos enemigos. Badia llegó a ser conocido incluso como el Diablo, hecho del todo comprensible pues no hay que olvidar que en estos años la adopción de falsas identidades también estaba castigada por la Inquisición.

Para conocer a este pionero, nada mejor que leer sus memorias, Viajes de Alí Bei. La editorial Llibres de L’index las reeditó en catalán en 2005 por primera vez desde 1912, año en el que se publicaron en francés, convirtiéndose en un best-seller de la época que fue traducido a cinco idiomas. La editorial Almed publicó en 2012, por primera vez desde 1814, una edición en castellano que ofrece el texto completo de los Viajes de Alí Bey, incluido su prólogo, así como sus láminas y sus valiosos mapas a tamaño real, acompañados además por fotografías actuales de los lugares mencionados por el autor y nuevos mapas detallados de su itinerario.

El relato, considerado como una de las primeras guías de viajes, está narrado a modo de diario y su lectura es, en ocasiones, la propia de una novela literaria de aventuras, pues el ansia de Badia por conocer y dar a conocer hace que realidad y ficción se confundan constantemente.

alibei

Pin It

Related Posts

Leave a Reply