LARGA VIDA, SPECTOR

by • January 17, 2013 • Noticias, Volume 03Comments (0)1119

Por Raül Sala
Poco podía imaginar el músico y productor Phil Spector, mientras daba forma allá por los 60 a esa nueva técnica sonora llamada “muro de sonido”, que en el ocaso de su brillante carrera acabaría con los huesos en una lúgubre institución penitenciaria de California.

Pese a esto, Spector es considerado por muchos como uno de los grandes genios de la música contemporánea, y su apellido ha sido elevado a leyenda gracias al trabajo realizado por solistas y grupos de la talla de The Crystals, The Ronettes, los Righteous Brothers, Tina Turner, Leonard Cohen, George Harrison y los Ramones. Y es que, el guitarra y compositor de la banda The Teddy Bears, siempre fue un hombre marcado por la tragedia, y ya en su debut utilizó el epitafio de su padre, muerto por suicidio, para el tema “To know him is to love him”. La canción fue un gran éxito, el primero de muchos.

El historial de rarezas y enfrentamientos de Harvey Philip Spector no acaba ahí. En 1970, John Lennon le encarga las grabaciones del proyecto ‘Let it be’. Utilizando la técnica del “muro de sonido”, enriquece el álbum con múltiples pistas de instrumentos y coros. Paul Mcartney queda horrorizado con el resultado final y durante años intenta volver a publicar el disco sin acompañamiento. Finalmente, en 2003 sale a la venta ‘Let It Be… Naked’ (‘Let It Be… al desnudo’).

En 1975 produce ‘Rock’n Roll’, trabajo en solitario de Lennon. Se dice que las sesiones de grabación eran un autentico caos, hasta tal punto que Spector impone orden realizando disparos al techo con el revólver que siempre lleva a la cintura.

Pero lo peor estaba por llegar. En el año 2003 es hallado en su casa el cadáver de la actriz de películas de bajo presupuesto Lana Clarkson, y pese a que este niega las acusaciones de asesinato, es declarado culpable tras encontrarse sus huellas dactilares en el arma del crimen.

En 2010, ya en prisión, produce el álbum de su esposa Rachelle, titulado ‘Out of My Chelle’.

Aunque la historia de uno de los apellidos más celebres de la música no se limita al convicto Phil. A mediados de los 70, Stuart Spector fundó en Brooklyn, junto al constructor de muebles Alan Charney, “Spector Guitars”, empresa que posteriormente diseñaría el bajo “NS”, modelo con el que haría fortuna entre los bajistas profesionales y que incluía múltiples novedades en forma y diseño. Al tiempo que Stuart iniciaba su aventura empresarial, The Spectors, con Keith Patterson a la cabeza, inundaba Minnesota con su rock duro, ruidoso y garajero. Pese a que la banda se deshizo en 1998, dejó por el camino un puñado de buenas canciones que recuperaron en el álbum ‘Beat is murder’, publicado en 2003.

Este año, los británicos Spector presentaban su álbum de debut ‘Enjoy It While It Lasts’, dando de alguna manera continuidad a un apellido que es más que un apellido en el mundo de la música.

¡Larga vida, Spector!

Pin It

Related Posts

Leave a Reply