t2

T2, VACACIONES EN LA NOSTALGIA

by • March 24, 2017 • Notas desde aquí abajoComments (0)540

Por Daniel Lasmarias​
En un momento dado, casi a mitad de la película, un personaje le espeta a otro la frase que contiene la esencia de T2: “has venido aquí de vacaciones a tu juventud”. Porque más que una segunda parte de Trainspotting, más que una adaptación de Porno (continuación escrita de la novela original), más que eso, T2 es un homenaje que se dan aquellos personajes a si mismos, un regalo para los que en 1996 éramos unos jóvenes airados y salimos del cine llenos de furia y rabia. (y que ahora nos dedicamos a correr en una cinta mecánica, como Renton, en un frío gimnasio porque queremos “seguir en forma”). 

Pero T2 no engaña a nadie. Tampoco la primera película lo hacía. Tras un envoltorio visual brillante (que bueno es Danny Boyle cuando quiere) no había sólo furia y rabia, sobre todo había cinismo. Trainspotting cogía a unos personajes propios de los años ochenta (esos yonkis) y los trasladaba a un universo que no era suyo, más brillante, más deprimente, más vacío y comercial (los años noventa). Trainspotting es Red Hot Chily Peppers cantando una canción de Joy Division. Joder, mira la banda sonora y te darás cuenta de lo que hablo:

   ”Lust for Life” – Iggy Pop

   ”Deep Blue Day” – Brian Eno

   ”Trainspotting” – Primal Scream

   ”Temptation” – Heaven 17

   ”Atomic” – Sleeper

   ”Temptation” – New Order

   ”Nightclubbing” – Iggy Pop

   ”Sing” – Blur

   ”Perfect Day” – Lou Reed

   ”Dark and Long (Dark Train)” – Underworld

   ”Think About the Way” – Ice MC

   ”Mile End” – Pulp

   ”For What You Dream Of” (Full-on Renaissance Mix) – Bedrock featuring KYO

   ”2:1″ – Elastica

   ”Herzlich Tut Mich Verlangen” – Gábor Lehotka

   ”A Final Hit” – Leftfield

   ”Statuesque” – Sleeper

   ”Born Slippy .NUXX” – Underworld

   ”Closet Romantic” – Damon Albarn

 Trainspotting no se puede analizar como una película más (o no se debe) porque es otra cosa, es un himno a la peor/mejor generación de los últimos años, a la Generación X, tan llenos de nostalgia, tan preparados, tan faltos de enemigos y de referencias, tan comprados por las marcas y por la MTV… tan tristes que no nos quedó más que la furia y la rabia. Pero una furia y rabia de mentira, de plástico y colores brillantes. Trainspotting nos flipó, pero vista desde la distancia la película no hacía otra cosa que reírse de nosotros. De tan cínica que resulta, ha terminando convirtiéndose en una obra maestra. 

 ​T2 no es una película normal y no puede ser analizada como tal. Básicamente es un experimento. Coger los iconos de la película original e ir reelaborándolos uno a uno: la escena de los baños, la canción de Iggy Pop, la habitación que se estira, el coche que casi te atropella, esa sonrisa a cámara, la traición final, la violencia gratuita, el viaje en tren al campo, el monólogo de “elige vida”… TODO vuelve a estar en esta película, pero de otra forma, releído.

 ​Muchas críticas han tratado de cómo esto empobrece el conjunto general. Sin embargo, aquí no somos de esa opinión. Es tan evidente que no puede ser casual. Boyle y su guionista lo han vuelto a hacer. Han cambiado “furia y rabia” por “nostalgia”, pero otra vez nos han retratado. Seguimos siendo igual de tristes que entonces, aunque sigamos escuchando música cool.

 BANDA SONORA T2

Lust For Life (The Prodigy Remix) – Iggy Pop

Shotgun Mouthwash – High Contrast

Silk – Wolf Alice

Get Up – Young Fathers

Relax – Frankie Goes To Hollywood

Eventually But (Spud’s Letter To Gail) – Ewen Bremner and Underworld

Only God Knows – Young Fathers (feat. Leith Congregational Choir)

Dad’s Best Friend – The Rubberbandits

Dreaming – Blondie

Radio Ga Ga – Queen

It’s Like That (Run DMC vs. Jason Nevins) – Jason Nevins and Run-DMC

(White Man) In Hammersmith Palais – The Clash

Rain Or Shine – Young Fathers

Whitest Boy On The Beach – Fat White Family

Slow Slippy – Darren Emerson and Karl Hyde and Rick Smith and Underworld

​El mundo ha seguido girando y Renton vuelve a Edimburgo después de fracasar en su nueva vida. Sick Boy (ya no se le llama así, pero es él) sigue con sus trapicheos. Beggie se ha fugado de la cárcel. Spud aún está metido en la heroína. El mundo ya no es el mismo y estos personajes siguen enganchados a su pasado.

​​La relación de toda una generación con su pasado. De eso va T2: Trainspotting. Y aviso: no nos deja demasiado bien. Sólo Spud, como en la primera parte, parece conseguir algo tan difícil como conciliar ser buena persona con que te vaya bien la vida. Un canto a la inocencia y una invitación a convertir el pasado en ficción como una forma de terapia, como una forma de dejar atrás esa fea nostalgia tan nuestra.

 T2 es visualmente atractiva y tremendamente inteligente. No hay furia, no hay ese ritmo endiablado. Todo es más relajado, más tranquilo…

 ​…pero también nosotros somos más viejos.

 Y T2 se encarga de recordarnosló constantemente. Por eso es tan buena.

 

 

Pin It

Related Posts

Comments are closed.