Toundra en Sala Apolo

Aloud Music Festival: petando tímpanos

by • February 27, 2013 • Conciertos, Volume 06Comments (0)2845

Contundente tarde de música con Joe K-Plan, Lisabö y TOUNDRA. Así, con mayúsculas.

 

Un despistado musical podría esperar que el grupo cabeza de cartel en Apolo fuera nada más y nada menos que Lisabö, una banda consolidada que empezó a llenarnos los oídos en 1999, que tiene cuatro discos grabados y una infinidad de conciertos a la espalda. Pero no, el grupo estrella del último día del festival era Toundra. Y con motivos.

Los tres grupos fueron espectaculares, el nivel del festival altísimo:

Joe K-Plan, Mario y Cesar, asaltaron el escenario con su guitarra y su batería y nos dejaron medio sordos mientras cargaban nuestras pilas en los escasos 50 minutos que estuvieron tocando. A esa hora sólo había llegado una parte de las 950 personas que pasaron esa tarde por allí, así que los que sí estábamos nos sentimos, sin duda, seres privilegiados.

Lisabö

Foto analógica: Hugo Fabregat

Ellos mismos anunciaron a Lisabö, que entraron a romper. Dos guitarras, dos bajos y DOS baterías. ¿Hace falta decir más? Pues si. Sabiendo un poco de la vida del escritor Martxel Mariskal, el letrista del grupo, puedes notar que entre todos esos gritos de Karlos Osinaga hay una sensibilidad espectacular para contar algo precioso y a la vez desgarrador. Aún sin entender una palabra de euskera puedes sentir de que está hablando.

Y luego vino, Toundra.

Y no vinieron solos. Les acompañó un grupo de cuerdas compuesto por cinco violines y un cello, se atrevieron con una versión de “I believe in Miracles” cantada por Escri (The Hardtops), Mikel Zudaire tocó la trompeta en “Espírita”, Macón (Adrift) tocó la guitarra acústica y Manolo (The Hardtops y Emerge) aportó teclados y percusiones.

Toundra llevan creando atmósferas instrumentales desde 2007, sus canciones están llenas de cambios constantes y resueltos con una gran capacidad técnica y de ejecución. Lo demostraron, sobretodo, en el momento álgido del concierto cuando once músicos tocaron “Requiem”, alcanzando un paisaje contundentemente épico.

Los componentes del grupo de cuerdas acompañante son de Barcelona, mientras que Toundra son de Madrid. Sorprende que, para encontrarse, los miembros de la banda publicaran un mensaje en su fanpage de Facebook, pidiendo músicos para el concierto. Sorprende que no ensayaran juntos hasta ese mismo día. Y sorprende que, todo y con las dificultades que esto pudiera suponer, tocaran como lo hicieron. Esto solo lo pueden orquestar músicos de verdad.

Al acabar el concierto Toundra homenajeó a Aloud Music haciendo subir al escenario a Sergio Picón, artífice de la discográfica y máximo organizador del festival, para soplar las diez velas de un pastel que representan el aguante de un sello impecable en el loco mundo de la música independiente.

El sábado 9 de febrero la sala Apolo estaba repleta de gente que no se conforma con escuchar música, si no que la analiza al igual que un catador degusta un sorbo de vino. La diferencia es que nosotros no quisimos escupir el trago después de saborearlo. Además, desde el escenario no nos dieron la oportunidad. Vamos a disfrutar del sonido que allí retumbó, por lo menos, hasta el siguiente Aloud Music Festival.

 

The Joe-K PlanLisaböToundra

Bocetos: @3eses

Pin It

Related Posts

Leave a Reply