El Gran Manel: más vivo que nunca

by • April 4, 2014 • Mosaico, NoticiasComments (0)1996

Dos  años después  de la publicación  de su debut,  de título  homónimo,  vía Bandcamp,  El Gran Manel,  alias  bajo  el  que  se  esconde  Manel  Roig,  ex­crítico  musical  rehabilitado,  multi instrumentista convertido en cantautor de vocación do it yourself, que factura un folk blues ruidista psicódelico, psicótico y depresivo, no exento de un humor tirando entre lo absurdo y lo surrealista, definido  por  el  periodista  Eduardo  Guillot  como  “un  francotirador  cuya  propuesta  se  sitúa  al margen de la independencia”, declaración que le define a la perfección, presenta su segundo disco, de título claro, conciso y auto paródico: “El Gran Manel Is Dead”.

El Gran Manel presenta un segundo disco que significa un paso  adelante  en su  carrera  como  compositor de  canciones de raíz de tradición norteamericana más clásica (blues, folk, country), entregado con el desparpajo de saberse amateur y ser feliz por ello, usando las canciones como juguetes de Lego a los que poder deconstruir una y otra  vez  y montarlas  de  nuevo  para  crear  un sonido  personal  e  intransferible, más  cercano  que nunca al espiritu de la escena anti­folk.

Si en ese disco de debut se citaban tanto a Bob Dylan sonando con The Jesus And Mary Chain, a Mercury Rev,  Syd Barrett, Tom Waits  o  Sonic Youth  como  influencias  directas,  este  “El Gran Manel is Dead” es otro disco homenaje, en sí mismo, de forma inconsciente, e involuntaria, a los diferentes estilos y artistas que forman parte del universo personal de El Gran Manel. Hay folk (esa bonita declaración de  amor llamada  “Tú, mi luz”), blues  con  aroma  a  un Tom Waits rezando  a ritmo de gopel pantanoso (“Alopurinol blues”, un tema dedicado al tratamiento del ácido úrico, ni más  ni  menos);  guiños  directos  a  los  Brian Jonestown  Massacre  más  folkies  y  campestres  (el country­folk de “La Balada de Anton Newcombe”); esa versión ralentizada, aunque inefablemente de  sonido  velvetiano,  del  clásico  de  The  Velvet  Underground  “I´m  Waiting  For  The  Man”, rebautizada  para  la  ocasión  como  “Espero  A  Mi  Dealer”;  la  hilarante  “Dios,  Salva  A  Los Yonquis”, canción que podría pasar como el reverso del “MTV Makes Me Wanna Smoke Crack”, de Beck, “Llegaba Tarde A Mi Funeral”, o cómo sonar a los Can del “Bring Me Coffe Or Tea” sin proponérselo;  “Sonrisa  y  Lágrimas”,  reivindación  de  los  paladines  del  Low­fi  Ween,  con  esas voces  espectrales  y fumadas;  o  “Espacial”,  esa recreación  lisérgica  en forma  de  loop  grabando tomas  al  revés,  que  recuerda  a  la  senda  trazada  en  el  clásico  “Octopus”  de  Syd  barrett,  sin olvidarnos del corte que cierra el disco, “Cuando El Diablo Llame A Tu Puerta”, chiste low­fi con aroma  new  wave  ,  de  final  ruidista,  con  aspiraciones  a ser  un  nieto  bastardo  del  “Boys  Keep Swingin” de Bowie.

Como en el disco de debut, Manel Roig vuelve a ser un Juan Palomo que se lo guisa y se lo come todo  él:  voces,  guitarra  eléctrica,  guitarra  acústica,  bajo  eléctrico,  percusiones  varias,  batería, palmas, kazoo y ruidos varios. Repiten Verónica de la Cruz, tocando aquí todas las panderetas, y Carlos Ruf a la armónica, además de dar palmas y grabar un delirante solo de guitarra grabado al revés en “Espacial”. Las nuevas colaboraciones son también de lujo: el enigmático one man band

Caustic Roll Dave a la guitarra, junto con el bajista de los legendarios Beef, Ramón García, junto con  Paia,  a  la  postre  hermano  de  Ramón,  en  “Espero  A  Mi  Dealer”  y  “Llegaba  Tarde  A  Mi Funeral”. También colabora el líder de la banda de punk cowbilly Th´Booty Hunters, Xavi Ollé, dándolo  todo  en  un solo  de  banjo,  que  es  la  nave  que maneja  esa  delirante  perla  de folk  punk llamada  “Dios,  Salva  A  Los  Yonquis”  y  la  colaboración  inesperada  del  disco,  los  acertados  y certeros fraseos de teclado,  arreglados y tocados  por Andreu Gelabert,  del grupo  de pop Aston.

Todo  esto ha sido posible  gracias  al inconmensurable  trabajo  a la grabación,  producción  y masterización del bajista de Aston, Jesús Mateo Andrés Pozo y sus estudios Sserc, que ya se había ocupado  del  máster  del  primer  disco,  y  que  en  este  segundo  trabajo  ha  dado  un  sonido  más compacto y férreo, consiguiendo dar un aire más “profesional” al ya definido sonido low fi que tienen  estas  escurridizas  canciones. El Gran Manel: más vivo que nunca.

Pin It

Related Posts

Comments are closed.