A fuego lento

by • September 20, 2016 • artclic, Conciertos, MosaicoComments (0)859

Por Xevi Bruguera
Fotos: Verónica Gonzàlez
Ilustraciones: Albert Brullet

Sin prisa pero sin pausa. Piano piano. Y mil expresiones más que servirían para definir la propuesta de Tobscure, el DJ del Maresme que estrenó Artclic con muy buena nota, tanto en respuesta de público, como en el apartado estrictamente musical.

Se podría decir que la música de club que goza de un mayor equilibrio entre popularidad y cierto prestigio crítico/artístico en la actualidad es de construcción lenta pero segura, una especie de elefante que anda clavando sus enormes y contundentes patas en forma de potentes bombos 4×4 con la seguridad y la templanza que provocan los conocimientos adquiridos durante 30 años de cultura de club, de destilación de sonidos, de dinámicas y de estructuras, un caudal de sabiduría en cuanto a las necesidades de una pista de baile y de su público, y que cristaliza en la actualidad en un techno-house de temas larguísimos (difícil que bajen de los 8 minutos, con la mayoría de canciones moviéndose en la increíble franja de los 9 a 11 minutos), que se caracterizan por una lenta pero segura construcción de clímax (el “subidón” de toda la vida), con una habilidad para la gestión de los elementos melódicos y percusivos digna de un artesano, de un orfebre de la euforia, sin renunciar jamás a la oscuridad que siempre ha caracterizado al house y sobe todo al techno.

tobscure2

Todo lo anterior, si uno se deja de parrafadas y de excesos de análisis típicos de un servidor, lo pueden encontrar en cualquier tema de &Me, Tale of Us, Mind Against, todo lo que rodea al sello Innervisions o Crosstown Rebels, o en la sesión que disfrutamos este sábado aquellos que nos acercamos al Bar dels Capgrossos, donde Toni Fontova nos ofreció una sesión efectiva, detallista y muy ajustada al espacio y a la hora en que se realizó. Sin grandes aspavientos, muy consciente de donde se encontraba, pero sin renunciar al estilo que le caracteriza, Tobscure fue empalmando temas espaciosos, contundentes unas veces, melódicos y preciosistas en otras, con una técnica impecable en todo momento (servidor no detectó ninguna mala mezcla), respetando mucho las canciones (servidor tampoco detectó el uso de efectos) y consiguiendo que un estilo pensado para pistas de baile gigantescas a altas horas de la madrugada no desentonara en ningún momento en un espacio y a una hora tan diferentes.

Los dos mejores momentos de las dos horas de sesión para el firmante: la introducción, en medio del caudal techno-housero, de un tema de clara ascendencia EBM, con sus línea de bajo siniestra, caja marcadísima y voces oscuras, que nuestro amigo Shazam no nos supo identificar, pero que será investigada de la forma más directa y old school que se me ocurre, que es preguntado al DJ cuando se tenga ocasión. Momento álgido también porque tendió puentes entre dos estilos que parecen muy alejados, pero que en manos de Toni parecieron padre e hijo, un buen ejemplo de que a veces el espíritu de dos canciones (en este caso, la oscuridad) puede unir dos temas que parecerían inevitablemente separados por el tiempo o el sonido. Y el segundo, la selección de una de las mejores canciones que nos ofreció la electrónica el año pasado, el Signs de Howling, remezclado por Rodhad, y que un servidor utilizó en la sesión estival de Dirty&Harry para el Radiocassette y destacó en el especial de lo mejor del año, también en el Radiocassette, el mejor programa de Radio del Maresme sin discusión.
En resumen: Artclic se estrena con el pie derecho, Tobscure nos ofreció una sesión excelente, y lo mejor de todo: esto acaba de empezar.

Pin It

Related Posts

Comments are closed.